La energía solar térmica o energía termosolar consiste en el aprovechamiento de la energía del Sol para producir calor que puede aprovecharse para la producción de agua caliente destinada al consumo de agua doméstico, ya sea agua caliente sanitaria o calefacción
De esta manera los colectores solares térmicos, calientan el agua interior a través del sol, y van calentando un depósito donde se acumula el agua caliente para dar suministro de calefacción o agua caliente sanitaria.
De esta manera el cliente puede ahorrar en su factura de gas, ya que la caldera no tiene que calentar el agua pues entra directamente del depósito, donde ha sido previamente calentada a través de los paneles solares.